Las máquinas: el bien y el mal.

Introduccion

Los expertos, hartos de advertir de la relativa deshumanización que subyace tras los amigos y amantes digitales, han buscado un inesperado giro al asunto: devolver las emociones al mundo de las interacciones digitales. Y el único modo de hacerlo es enseñar a las máquinas a interpretar las emociones y a reaccionar de un modo parecido a cómo lo haría un ser humano.

En este ensayo trataré de demostrar que las máquinas pueden tener emociones y por ende distinguir entre el bien y el  mal´.

La ley psicofísica de WeberFechnerestablece una relación cuantitativa entre la magnitud de un estímulofísico y cómo éste es percibido. …Weber estableció su ley de la sensación (o Ley de Weber) en la que formulaba la relación matemática que existía entre la intensidad de unestímulo y la sensación producida por este.

Evolución histórica.

Según Darwin, la evolución no sólamente se refiere a las estructuras
anatómicas, sino también a los procesos “mentales” y a la conducta
emocional de los animales. Asumía que las emociones manifiestan un  proceso evolutivo y que pueden identificarse filogenéticamente a distintos niveles. El punto de vista darwiniano sobre la expresión de las emociones es claramente funcional. La expresión emocional tiene una serie de cometidos. Actúa como señal y prepara para la acción.

Podemos dstacar algunas implicaciones de los puntos de vista de
Darwin. En primer lugar, la existencia de programas genéticos que influyen en el patrón de expresión de las emociones. Por otro lado, el interés en el hecho de explicar cómo ciertas expresiones emocionales han sido relevantes en la supervivencia y qué es lo que comunican exactamente

La perspectiva práctica aparece sobre todo en la Retórica. En esta obra, se estudia la emoción en relación con el arte de convencer.

El mismo Aristóteles cuando afirma: «las pasiones, que comportan dolor y placer, son la causa por la que los hombres mudan sus juicios» [Retórica, II, 1378a].

Aristóteles notó ya que en la pasión hay una valoración positiva o negativa del objeto y que ésta no es puramente intelectual, pues también en los animales se da; sin embargo no se ocupó de determinar el origen de ese juicio

Tomás, en cambio, siguiendo en esto a Avicena, descubre como característica del juicio pasional el ser una valoración de lo particular en tanto que conveniente o inconveniente. Por tratarse de un juicio, no puede entenderse a partir sólo de la sensibilidad; por verter sobre lo particular, no puede explicarse a partir de la sola razón. De ahí que el Aquinate establezca la existencia de un sentido, la cogitativa, capaz de servir de puente entre la sensibilidad y la razón

Con el psicoanálisis, se introducen en el estudio de la emoción las ideas fisiológicas y psicológicas de la modernidad. La hipótesis de Freud conecta la tesis fisiológica cartesiana —la emoción es la percepción de los cambios fisiológicos y movimientos corporales— con la tesis de Hume sobre el papel decisivo que el placer desempeña en la formación del psiquismo, pero lo hace de una forma completamente nueva. Freud acepta —siguiendo a Hume— que la emoción no es un evento mental o first impression, sino una imprensión secundaria o reflective impression. La diferencia entre Freud y Hume consiste en lo siguiente: según el padre del psicoanálisis esta impresión secundaria no deriva de ninguna impresión original —ni directamente ni siquiera mediante la interposición de una idea— pues la causa de la emoción no tiene nada que ver ni con la conciencia ni con el cogito [Freud 1915].

La distinción entre la causa de la emoción y la emoción misma resuelve aparentemente el problema cartesiano de la oscuridad y confusión presentes en la emoción. En efecto —según Freud— la emoción, en cuanto que fenómeno de conciencia, es clara, pero se trata de una claridad engañosa que esconde la oscuridad y confusión de su origen. La fuente de la emoción, como también de los demás fenómenos de conciencia, es el Ello. El Ello, cuya materia prima es la libido o pulsión instintiva más impersonal y antigua, sirve de fundamento a las otras dos partes de la psique: el Yo —constituido por el pensamiento y el juicio— es la parte del Ello modificada por el influjo del mundo exterior, y el Super-Yo —constituido por la interiorización de las primeras relaciones parentales— es la parte que reprime los instintos censurándolos o sublimándolos

El psicoanálisis y el conductismo aunque distintas en lo referente a la concepción de la psique y a los métodos para estudiarla, coinciden en considerar al hombre como un animal más, si bien muy evolucionado.

W. James (1890), critica las entidades psíquicas de las emociones cartesianas. En su opinión, las emociones son un puro resultado de algunos cambios fisiológicos; por eso, sostiene, que estamos tristes porque lloramos, y no al revés, es decir, no lloramos porque estemos tristes. Ciertamente, el llanto esta causado, a su vez, por la percepción de un objeto que hace llorar, pero esta percepción —según este autor— no forma parte de la emoción, sino que la precede

F. Skinner, el más conocido exponente del conductismo, se da cuenta de la insuficiencia de la tesis de Watson. Aunque acepta que el comportamiento se funda en dos factores

—la fisiología y el estímulo externo o ambiente

— no considera los cambios fisiológicos como esencia de la emoción, sino que ésta es un determinado tipo de comportamiento, concretamente el operante o comportamiento que produce el resultado deseado y, por eso, tiende a repetirse, como el del ratón encerrado en una jaula que ha sido condicionado a bajar una pequeña barra cada vez que está hambriento. Las predisposiciones para actuar de un modo determinado son, pues, las que definen una emoción específica: un hombre airado golpea la mesa, da un portazo…, porque su comportamiento busca obtener los resultados deseados por una persona que se considera ofendida.

“No somos las criaturas de razón que pensamos ser. Por el contrario, incluso las personas más austeras, son criaturas con potentes sistemas emocionales. Tras actuar dominados por nuestras vísceras, solemos ‘racionalizar’ nuestros actos para ocultar nuestra debilidad” (Watson, 1928a, p. 347).

J.P. Scott, otro conductista actual, estudia la emoción de acuerdo con las actuales teorías de sistemas. En un artículo muy discutido, expone la función de las emociones en los sistemas de comportamiento [Scott 1980]. Las conclusiones a las que llega son las siguientes:

 No existe una separación clara y neta entre la sensación y la emoción, sino una continuidad gradual.

  • Todas las emociones tienen dos funciones en los sistemas orgánicos: mantener el comportamiento durante largos periodos para que la adaptación se produzca 
  • Reforzar el comportamiento de modo positivo o negativo, contribuyendo así al aprendizaje de las respuestas necesarias para la supervivencia de la especie y del individuo.

En el cognitivismo el proceso de la emoción presenta así el siguiente esquema: la valoración espontánea de la situación da inicio a una acción tendencial que se siente como emoción; los cambios físicos pueden a su vez conducir al sujeto a través de los deseos que experimenta a actuar tanto de acuerdo con la situación como con la emoción.

Al igual que la teoría de James-Lange, sugería que la conducta precede a la emoción, pero frente a la idea de William James de que la experiencia de los cambios corporales es la emoción, Watson piensa que las emociones son simplemente reacciones corporales a estímulos específicos en las que la experiencia consciente, no es en modo alguno un componente esencial. Identifica así las emociones con las “respuestas o hábitos viscerales”, esto es, aquéllos en los que participan el estómago, los intestinos, la respiración, la circulación.

 Norbert Wiener nos habla de la segunda ley de la termodinámica y de la entropía. Nos hace conscientes del maravilloso fenómeno que es la existencia de la vida en nuestro planeta y de cómo la vida misma y el pensamiento humano pueden ser la mejor arma para detener, cuando menos en nuestro planeta y por un periodo indeterminado de tiempo, el progreso de la entropía universal.

La posibilidad del aprendizaje en hombres y máquinas viene a ser uno de los elementos más ,importantes en la batalla que libra el hombre ante la tendencia natural del universo al desorden, a la desorganización y a la confusión, es decir, a la entropía.

El hecho de que ciertos autómatas y ciertas máquinas pueden a su vez recibir mensajes y actuar de acuerdo con los mismos. Aún los mecanismos de relojería llevan dentro de sí, en la intimidad de sus engranajes, un mensaje que será desarrollado y seguido por los elementos últimos en los que se demuestra el efecto de tales engranajes, figurillas que bailan,etcétera.

Ésta es, sin embargo, una etapa de comunicación en una sola dirección. La máquina empieza a tener un lejano, pero evidente parecido a la manera de conducirse de los seres vivos cuando utiliza su propia actuación como punto de partida para obtener información acerca de su subsiguiente actuación.  El termostato, que actúa sobre el medio ambiente a partir de la recepción sensitiva de informes del mismo medio y que regula su “comportamiento” de acuerdo con los resultados de sus órdenes sobre los aparatos para que aumenten o disminuyan la temperatura en un cuarto dado, tiene ya integrado, en sí mismo, este famoso mecanismo de retroalimentación (feed-back) que permite al aparato regular su conducta de acuerdo con los resultados de su propio comportamiento.

Para Wiener, esta capacidad de retro-alimentación de máquinas y seres vivientes constituye una de las grandes armas en la batalla de los seres vivientes en contra del eterno enemigo: la entropia, la desorganización de la energía.

Como es bien sabido, las modernas y cada vez más complicadas computadoras electrónicas son capaces de reproducir un gran número de los procesos que habitualmente consideramos como propiedad exclusiva de los seres humanos.

Así, una computadora con extensiones de autómata puede efectuar un gran número de discriminaciones visuales, auditivas, etcétera; Puede transmitir a su memoria información directa de lo que observa, información acerca de semejanzas y dIferencias en lo que observa,

Por lo tanto, puede acumular en su memoria un gran número de experiencias del mundo externo, puede tener de antemano en su memoria un gran número de datos que puede utilizar en forma específica para resolver problemas y puede, a su vez, accionar sobre el mundo externo para modificarlo; puede, asimismo, mantener una constante información de su propia actividad para modificarla, de acuerdo con los resultados de la misma sobre el mundo externo y de acuerdo con los datos almacenados en su memoria, etcétera

 Entre las acciones que puede realizar con facilidad estaría la de accionar una grabadora que contenga mensajes hablados. En un momento dado, una computadora electrónica, podría manifestar, frente a un grupo de seres humanos que establezcan conversación con el. En verdad su manera de pensar con relación a problemas específicos puede llegar a ser cientos de veces superior a la que podría exhibir, frente a esos mismos problemas, un ser humano común y corriente.

A medida que cada vez más fábricas y equipos incorporan el Internet de las Cosas  (IoT) incrementando el volumen de datos, a computación se ve obligada a ser más cognitiva para procesar, analizar y optimizar la información de forma adecuada.

     ¿Qué hay fuera de nuestro cerebro?

Sensación… percibimos cambios relativos, no absolutos, en la intensidad de los estímulos

La sensación se basa en la transformación de energía física en mensajes nerviosos.

Nuestros ojos recogen información electromagnética la cual es interpretada por nuestro sistema visual como color. El espectro electromagnético es amplio e incluye las ondas imperceptiblemente cortas de los rayos gamma hasta las ondas largas de la transmisión de radio. – Cada especie es sensible a diferentes rangos del espectro.

El tacto es un sentido implicado en muchas sensaciones vitales para el ser humano.

La vista tiene unos receptores específicos, sin embargo en el tacto todavía se desconocen los receptores que responden al calor, al frío y el dolor, sólo se conocen aquellos relacionados con la presión.

Existen variaciones de estas cuatro sensaciones básicas como por ejemplo el dolor.

Lo que hacemos es detectar la energía física del ambiente que nos rodea y codificarla en señales de tipo nervioso. A este proceso lo denominamos: SENSACIÓN

La sensación y el procesamiento ascendente: análisis que se inicia en los receptores sensoriales y culmina con la integración de la información sensorial en el cerebro.

– Ejemplo: Si acercamos nuestro brazo al fuego sentimos calor. El procesamiento ascendente en este caso pasa por los receptores del tacto que sienten el calor y la información sensorial llega a nuestro cerebro.

El umbral y los receptores

Umbral absoluto: Este concepto representa la estimulación mínima necesaria para detectar un estímulo específico. Dicha estimulación se establece tras presentar un estímulo a un sujeto y ser detectado el 50% de las veces que se presenta.

La TEORÍA DE DETECCIÓN DE SEÑALES establece que, en la detección de estímulos influye nuestra experiencia

Ejemplo: Cuando está en su casa, esperando que llegue algún familiar a casa,¿detecta los pasos de esta persona saliendo del ascensor? Cuando no espera a nadie ¿detecta los pasos saliendo del ascensor?.

¿QUÉ SON LOS UMBRALES DIFERENCIALES? O ¿LA DIFERENCIA MÍNIMA DETECTABLE?:

– Hablamos de diferencia mínima detectable para describir el proceso por el cual una persona puede identificar (diferenciar) entre dos estímulos cualesquiera el cincuenta por ciento de las veces. El umbral diferencial aumenta con la magnitud del estímulo.

¿CUÁL ES LA MAGNITUD NECESARIA PARA DETECTAR LAS DIFERENCIAS ENTRE LOS DOS ESTÍMULOS?:

– Para contestar a esta pregunta necesitamos conocer la LEY DE WEBER que nos dice que, para percibir diferencias en dos estímulos

deben diferir en un porcentaje mínimo constante, no en una cantidad constante.

¿ES NECESARIA LA SENSACIÓN PARA ADAPTARNOS?:

– La adaptación sensorial: disminución de la sensibilidad como consecuencia de una estimulación constante. La explicación a dicho fenómeno es que, después de una exposición constante a un estímulo, la frecuencia de excitación de nuestras células nerviosas disminuye.

  • Ejemplo: ¿Ha estado alguna vez en la sección de perfumería de algún centro comercial? ¿Cree que se le ha activado el mecanismo de adaptación sensorial? ¿qué le ha sucedido al salir de nuevo a la calle?.

¿Qué hay dentro de nuestro cerebro?

Percepción

La percepción y el procesamiento descendente: proceso que permite construir las percepciones a partir de la experiencia y las
expectativas y no sólo en base a las sensaciones que “suben” al cerebro.
– Ejemplo: Una vez ya hemos experimentado con el fuego y nos hemos quemado. Cada vez que percibimos el fuego tendemos a tomar precauciones para evitar quemarnos. En este caso el habernos quemado antes nos influye en nuestra percepción.
la representación mental del mundo se consigue a través de la sensación; pero, sin la capacidad para seleccionar, organizar e interpretar nuestras sensaciones esta representación no sería completa. Este segundo proceso lo denominamos PERCEPCIÓN.
“Resulta difícil hablar de sensación sin mencionar la PERCEPCIÓN.
“La percepción, por lo tanto, es la interpretación secundaria de las sensaciones (áreas secundarias y terciarias) en base a la experiencia y recuerdos previos.”
¿CÓMO ORGANIZA NUESTRA MENTE LAS SENSACIONES EN PERCEPCIONES?:
– Los psicólogos de la Gestalt: Consideraban que el ser humano, cuando recibe varias sensaciones, las organiza en un “gestalt”, palabra de procedencia alemana que significa “conjunto” o “forma”.
– Según la Gestalt la percepción del conjunto excede la suma de las partes del mismo.
– Tendemos a reunir los estímulos visuales en formas completas, este proceso incluye el procesamiento ascendente (sensación) y el descendente (percepción).
– No resulta sencillo separar sensación y percepción; la sensación no es solo un proceso ascendente y la percepción un proceso descendente; ambas se mezclan en un proceso continuo que se desarrolla en forma ascendente a partir de las células receptoras y también en forma descendente a partir de nuestras hipótesis.

¿QUÉ REGLAS SIGUE NUESTRA MENTE PARA DAR FORMA Y ORDEN A ESTAS SENSACIONES ELEMENTALES?

  • Principio de proximidad: Agrupamos las figuras que están más próximas.
  • Principio de semejanza: Agrupamos las figuras que son similares.
  • Principio de continuidad: Percibimos mejor los trazos continuos que los discontinuos.
  • Principio de conexión: Cuando las manchas, las líneas o las áreas son uniformes y están unidas, las percibimos como si fueran unidades.
  • Principio de cierre: Tendemos a llenar los espacios en blanco para crear un objeto completo y unido.

     
La diferencia entre inteligencia emocional y el coeficiente intelectual.

.

WATSON Y LA PSICOLOGÍA DE LAS EMOCIONES: EVOLUCIÓN DE UNA IDEA

La concepción de Watson acerca de las emociones sería un punto clave en el desarrollo del proyecto conductista, como vamos a ver. En realidad, aunque a veces se haya escrito lo contrario, les concedía mucha importancia. Suyas son, en efecto, estas palabras que siguen, escritas en su etapa de plena madurez

 

Sources

https://www.muyinteresante.es/tecnologia/articulo/llegan-las-maquinas-que-detectan-emociones-931463470496

http://www.psicothema.com/psicothema.asp?id=833

http://www.it.uc3m.es/jvillena/irc/practicas/estudios/Emocion.pdf

http://www.philosophica.info/voces/emociones/Emociones.html

http://www.revistadelauniversidad.unam.mx/ojs_rum/files/journals/1/articles/8732/public/8732-14130-1-PB.pdf

https://iot.eclipse.org/

https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/163f93b8f97496df

https://es.wikipedia.org/wiki/Emoci%C3%B3n

https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/3834/27/TEMA%203_PROCESOS%20PSICOL%C3%93GICOS%20BASICOS.pdf

https://www.psicologia-online.com/las-leyes-psicofisicas-ley-de-weber-2070.html

http://mimosa.pntic.mec.es/~pferna37

https://uv.es/=Choliz/ExpresionEmocionesDarwin2.pdf